Pasos para preparar imágenes para imprimir

Pasos para preparar imágenes para imprimir

Si eres fotógrafo profesional o aficionado, o si trabajas en publicidad necesitas saber los pasos para preparar imágenes para imprimir. Conseguir una buena impresión no es tan sencillo cómo crees, si no sigues nuestras recomendaciones puede que la imagen no sea vea ni cerca de cómo se ve en la pantalla del ordenador.

¿Por qué hay que preparar una imagen para imprimirla?

Como acabamos de mencionar, la primera razón para seguir ciertos pasos en tu ordenador antes de mandar a imprimir una imagen es que puede que no termine viéndose igual que en el ordenador.

Esto puede pasar por distintas razones. No debes simplemente enviar una foto a imprimir en una copistería o en tu propia imagen, porque no aprovecharás el potencial de esta, no se verán bien los colores, ni su nitidez.

Cuenta con nuestros servicios de impresión de fotos para tener tus recuerdos en físico.

Pasos para preparar imágenes para imprimir

No es un trabajo tan complicado, podrás conseguir que una imagen impresa se vea tan bien como en el ordenador. Sigue los pasos que te diremos a continuación.

Calibra el monitor

¿Sabes qué significa calibrar un monitor? ¿Lo has hecho antes? ¿Cuándo fue la última vez?

Calibrar el monitor es el primer paso porque es un factor muy importante a la hora de preparar imágenes para imprimir. Si no haces esto, no sabrás realmente cómo se ve la imagen.

Calibrar el monitor significa balancear y corregir sus colores. Esto lo puedes hacer con el sistema operativo del ordenador, con herramientas online o de forma más profesional con un dispositivo especial de espectrómetro y calibración.

Estos dispositivos deberías tenerlos si eres un fotógrafo, pero de manera más aficionada puedes hacerlo con los software online.

Si notas que los colores de tu monitor no se ven bien o que las imágenes lucen diferentes que en otros dispositivos quizás sea momento de hacer la calibración. Esto te asegura que los colores que ves en la pantalla estén bien balanceados y que sean lo más similar a los que tendrás en una impresión.

Si trabajas con imágenes lo ideal sería que hagas esto una vez al mes, aunque quizás puedes hacerlo más seguido si tu monitor es viejo.

Corta tus fotos para que coincidan con la proporción de la impresora

Cuando decides imprimir una foto, tienes que elegir el tamaño en el que harás la impresión. Todos los tamaños tienen sus proporciones lógicas, si tu foto no coincide con uno de estos se verá estirada.

Puedes simplemente editar la foto con un software de edición. Por ejemplo, si necesitas que entre en un papel de 8×10, córtala en proporción 4:5.

Algunos programas tendrán configurados las proporciones más comunes, y solo deberás hacer un clic y listo.

Usa la configuración de color correcta (sRGB o Adobe RGB)

Imprimir una imagen guardada en un espacio de color más grande de lo que la impresora puede manejar puede llevar a que las imágenes no se vean bien, porque la impresora se quedó sin la gama. Esto quiere decir que la impresora no puede reproducir los colores.

La mayoría de las copisterías trabajan con sRGB, algunas podrán imprimir con Adobe RGB, debes consultar antes.

Decide entre 8 o 16 bit

Seguramente has escuchado los términos 8 bits y 16 bits, pero no sabes realmente qué significan o cómo afectan una foto.

Un bit es el número de tonos disponible para cada color, una imagen de 8 bits tiene 16 millones de colores, mientras que una de 16 bits tiene 28 mil millones. Obviamente, esta última tiene más colores.

La recomendación es que guardes las imágenes en 8 bits para imprimirlas. Puedes editarlas en 16 bits, pero al momento de guardarlas hazlo en 8 bits.

La verdad es que no hay diferencia en la calidad de impresión entre uno y otro. Aunque la mayoría de las impresoras no puede imprimir archivos de 16 bits y automáticamente la cambian a 8 bits. Si las guardas en este último formato serán un poquito más pequeñas y fáciles de transferir a la impresora.

Resolución (PPI y DPI)

DPI significa puntos por pulgada, mientras más puntos tenga más detalles tendrá la foto. Mientras que PPI es píxeles por pulgada. Se suelen intercambiar estos términos.

Cuando guardas una fotografía para imprimir, tendrás que determinar el número de píxeles por pulgada. La recomendación es mantenerla entre 150 y 180 ppi o dpi. Esto no significa gran diferencia al imprimir, pero el archivo será más pequeño y fácil de trabajar.

Otros recomiendan escoger una resolución de 300 ppi para una mejor impresión. Porque indican que esto permitirá una imagen con más detalles y nitidez en la impresión.

La mínima resolución recomendada es 80 ppi. Una imagen de baja resolución de un móvil puede verse bien en la pantalla, pero al ampliarse para imprimirla se verán pocos detalles y podría lucir pixelada.

Cámbiales el tamaño a las imágenes

Cambiarles el tamaño a las imágenes quizás no sea un paso esencial, pero es parte del proceso. Es más fácil achicar que agrandar los archivos.

Si lo que quieres es achicarla solo debes ir a la configuración del tamaño de las imágenes en el software que estés utilizando. Para agrandarlas si necesitas un proceso un poco más complicado, para que la imagen se siga viendo bien.

Mejora la imagen

Este es uno de los pasos para preparar imágenes para imprimir que debe hacerse después de tener la imagen en el tamaño y proporción deseada. Toma en cuenta que es distinto si quieres mejorar la imagen para publicarla en una web que para imprimirla.

Agudizar la imagen dependerá del material donde vas a imprimir.

Envíala a imprimir

Envía la imagen a tu copistería online de confianza. Debes decidir algunos aspectos para la impresión y pagar.

Si así lo deseas también puedes mandar a enmarcar la fotografía, así podrás exponerla en tu casa o lugar de trabajo.

Seguir los pasos que mencionamos aquí te ayudará a preparar tus imágenes para la impresión y te permitirá tener un producto final del que estés muy orgulloso. Después deberás aprender a proteger las fotografías impresas.

Para que tus fotos se vean mejor al imprimirlas deberás seguir estos pasos para preparar imágenes para imprimir, bien sea que lo hagas de forma profesional o que sean tus fotos familiares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba